jueves, 26 de diciembre de 2013

Sonrisa navideña...


El mejor regalo de Navidad es sin duda, una de estas sonrisas. Todos los años mi familia y yo vamos a Cottolengo que es una residencia para mujeres con discapacidad que no pueden curarse y que no tienen posibilidad que cuidar de ellas mismas. Acudimos allí para dar un poco de felicidad a estas mujeres que llevan dentro el mayor de los regalos, una sonrisa para todos nosotros.

The best Christmas present is, without any doubt, one of these smiles. Evey year, my family and myself go to Cottolengo which is a residence for disable people who can not take care of themselves. Some can´t even talk, see or hear… It´s pretty sad but also pretty amazing because every year they are waiting for us to go singing for them and we are waiting for them to smile. 














4 comentarios:

  1. En tu otro artículo sobre este centro me aguanté, pero ahora ya no puedo, porque me parece de lo más repugnante la gente que solo hace esas cosas un día al año.

    Esas mujeres están ahí 365 al año y vosotros "acudís allí para dar un poco de felicidad"? Debería darte vergüenza.

    Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que lo único que siento es que haya personas que piensen como tú. Al parecer crees que porque ves dos entradas en mi blog sobre este maravilloso día en el que solo podemos ver sonrisas y más sonrisas, te crees que ya conoces cómo es mi día a día. No puedes estar más equivocada. Tengo 23 años y llevo yendo a ver a estas mujeres, una tras otra, las que se quedan y las que se van desde que tengo 1 año. Y mi abuela lleva desde que existe Cottolengo yendo a ayudar cada semana varios días a intentar sacar esas sonrisas que yo muestro solo un día al año.
      Solo espero que ya que eres absolutamente crítica con la gente a la que no conoces, seas una de esas personas que dedican toda su vida a ayudar a aquellos que lo necesitan de verdad como son las mujeres que cuidan de chicas de Cottolengo, entre ellas mi abuela.

      Eliminar
  2. Es evidente que no conozco tu día a día y que desconozco lo que hace abuela pero, la verdad, me encanta saber que va todas las semanas. Sin embargo eres TÚ la que dijo en el otro post que vas todos los años en Navidad. Siento no decirte lo maravillosa que eres por semejante acto de bondad, pero no pienso que lo seas.

    Y sí, esperas bien, porque mientras algunos hemos nacido para hacer del trabajo social nuestra profesión, otros hacen el paripé en Nochebuena para calmar su conciencia después de pasarse el año viviendo como marqueses.

    No te reprocho que vayas en contadas ocasiones, pero madura y asume las críticas, no contraataques con el "y tú más"

    Laura

    ResponderEliminar

Little Pockets